Hostal INÉS MARÍA tiene hermosos ambientes donde usted podrá tener charlas interminables con familiares o amigos acompañado con un te o un café en sus paredes empañadas de barro que abrigara las frías noches cuencanas, que podrán salpicarse con un delicioso draque, que se prepara con agua de canela o naranjilla, o el agua ardiente que se endulza con agua de sanguracha a su vez disfrutando de helechos, flores y plantas colgados en los pasillos.