Hostal INÉS MARÍA cuenta con una hermosa huerta acompañada de una cálida chimenea, una hermosa pileta de piedra y el acompañamiento de colibríes e aves.
Esta es una de las pocas casas en la ciudad que conserva una huerta, con su hermoso árbol de Higo de 80 años que aun da frutos, flores coloridas y una variada vegetación, que a su vez invita a cientos de aves a vivir en estos jardines y a deleitar con sus agradables cantos a todos los visitantes.
Perfecto para tomar un café en la tarde o tener una reunión con viejos amigos y vivir experiencias increíbles.